Noticias

09

Feb 2018

Venezuela invierte en el sector agrícola

Publicado por

“Venezuela es un país noble en cuanto a sus tierras, que son sumamente fértiles. Contamos con diferentes tipos de geografía que permiten la siembra y cosecha de varias especies tropicales durante casi todo el año, dado lo estable de las condiciones meteorológicas. Además, nuestra ubicación en el norte de Sudamérica hace que el acceso a Estados Unidos y Europa a través del mar del Caribe sea muy fácil”, asegura Gerardo Cumare, de la empresa venezolana Inversiones Cumaca, dedicada a la comercialización nacional e internacional de rubros alimenticios.

Venezuela está atravesando un momento complejo en su historia, debido a problemas políticos, económicos y sociales, además de la disminución del valor del precio del barril de petróleo a nivel internacional.

“Sin embargo, somos muchos los que todavía creemos en el potencial del país. Además de en el petróleo, el principal producto de exportación de Venezuela, también se está invirtiendo en otros sectores, como la agricultura. En este momento, no es un sector muy importante para el comercio exterior en el país. De hecho, las estadísticas de exportación hortofrutícola son muy bajas. Sin embargo, antes era todo lo contrario. A finales de los 70 y en los 80, era un gran sector para la economía y había mucha exportación de productos como aguacates, piñas, limas, café, chocolate y arroz”, añade Gerardo Cumare.

Gerardo explica que si bien existe cierto pasado de Venezuela como exportador de alimentos, ahora mismo la producción nacional es muy limitada y se hace necesaria la importación. “Estamos tratando de hacer algunos cambios en el sector agrícola junto con el Gobierno y un grupo de empresas privadas, estamos dándole un empuje al sector agrícola”.

Exportación
“Ahora mismo tenemos control cambiario, es necesario hacer uso de los mecanismos financieros que el gobierno diseña para tener acceso a divisas. Por lo que al fomentar las exportaciones estaremos apoyando la economía nacional con inyección de divisas a la economía venezolana”, afirma Gerardo. “El Gobierno ofrece algunos incentivos para dinamizar las exportaciones, como exoneración de impuestos y ofrecimiento de créditos. Esto significa que podemos utilizar dinero de bancos nacionales a tasas de interés muy bajas”.

La normativa actual establece que las empresas exportadoras no pagan impuestos por la actividad de exportación per se, y además establece que las empresas podrán retener y administrar libremente hasta el ochenta por ciento (80%) del ingreso que perciban en divisas, en razón de las exportaciones realizadas, para atender gastos, y el resto (20%) de las divisas deberán ser vendidas al Banco Central de Venezuela, al tipo de cambio complementario.

Islas ABC
Desde inicios de año, el Gobierno venezolano anunció la suspensión del tránsito marítimo y aéreo con las islas Aruba, Curazao y Bonaire debido a prácticas de contrabando. Esta práctica permitía a cierto grupo de personas acceso a divisas de manera ilegal y luego las vendían en el mercado paralelo. El Gobierno de Aruba ha reconocido que existe contrabando e incluso ha prohibido, en primera instancia, la compra de cobre venezolano no certificado. Se esperan otras medidas con otros rubros, entre ellos el de los alimentos.

“Esto podría abrir una puerta para que empresas venezolanas, como la nuestra, empezaran un intercambio comercial formal y legal con estos países, y así suministrar productos venezolanos que tendrán de entrada un mejor precio que adquiriéndolos en mercados internacionales, dada la ubicación geográfica de nuestro país con respecto a las islas del Caribe. Estarían entonces beneficiándose de igual manera sus pobladores, pero de forma legítima y transparente para ambas naciones”, continúa Gerardo Cumare.

“Las empresas como la nuestra, que no forma parte en el contrabando, no se ven afectadas por el cierre de las fronteras. Aun así, es difícil mantener a flote una empresa en medio de una crisis económica como la actual. En nuestro caso, si quiero exportar piñas, necesito cajas para empacar las frutas, pero el proveedor de cajas no posee materia prima nacional disponible, porque normalmente se importaba. Es por eso por lo que el Gobierno debe idear mecanismos eficientes para la importación de suministros directos o indirectos, e incentivar la producción nacional. Con eso no se restaría competitividad, pues los precios son más elevados de lo necesario”.

El exportador venezolano concluye diciendo que “a los exportadores y al propio país les resultaría de ayuda establecer un sistema que pudiera lidiar con la moneda extranjera. Nuestros costos de producción son muy bajos; esa es una de nuestras ventajas, ser competitivos. Los precios siguen siendo más bajos que los de la competencia, pero necesitamos comprar suministros a precios razonables para seguir siendo competitivos en el mercado internacional”.

Fuente:  Boletín Online El productor – www.elproductor.com – edición de 07 de febrero


Lea también