Noticias

11

Mar 2019

Proyecto de Embrapa Pesca y Acuicultura es seleccionado como iniciativa innovadora en agricultura familiar

Publicado por

El proyecto “Transferencia de tecnología para inserción de pescado producido por la agricultura familiar en la alimentación escolar”  fue una de las 14 iniciativas seleccionadas por el Centro de Estudios en Sostenibilidad (FGVces) de la Escuela de Administración de Empresas de São Paulo de la Fundación Getulio Vargas (FGV EAESP) entre aquellas promueven la innovación en sus prácticas y la inclusión de la agricultura familiar. El proyecto fue liderado por Embrapa Pesca y Acuicultura de 2015 al 2017.

Recientemente el Centro de Estudios lanzó las diretrices públicas y empresariales para la inclusión de la agricultura familiar en la cadena de alimentos. Para conectar el proceso de la construcción de las directrices a proyectos que innovan en sus prácticas y promueven la inclusión de la agricultura familiar, fueron identificadas 14 iniciativas brasileñas por medio de una llamada pública y el proyecto de Embrapa fue uno de los seleccionados.

No es la primera vez que el trabajo fue reconocido. En abril de 2017 un artículo escrito sobre el proyecto fue condecorado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), una agencia de las Naciones Unidas. El relato de experiencia con escuelas públicas y pescadores de Brejinho de Nazaré (TO) fue uno de los cinco seleccionados para publicación en la página del FIDA Mercosur y un premio de U$ 250.

Ligación entre pescadores y escuelas públicas

El trabajo de la Embrapa tiene beneficiado pescadores de Brejinho de Nazaré, una ciudad con menos de 5 mil habitantes a 115 km de la capital Palmas (TO). Ellos tuvieron un significativo incremento en su renta gracias a la iniciativa. “La idea es hacer la ligación entre la pesca artesanal y la alimentación en la red pública de enseñanza”, informa Hellen Kato. En el total fueron pagos R$ 81.026,61 a 15 pescadores en aproximadamente cuatro meses de testes.

En 2016 ocurrió la implementación del proyecto-piloto, que consistió en capacitar los pescadores en buenas prácticas y orientarlos para que ellos participen del Programa Nacional de Alimentación Escolar (PNAE). De los 36 trabajadores que se involucraron en el proyecto, 15 consiguieron cumplir los pre-requisitos del Programa y fueron remunerados.

El PNAE determina a los estados y a los municipios la compra de, en el mínimo, 30% del valor repasado por el Fondo Nacional de Desarrollo de la Educación (FNDE) de productos de la Agricultura Familiar para uso en la alimentación escolar. “Para el pescador es un óptimo negocio, pues ya existe un comprador cierto. En lo en tanto, es necesario que esos trabajadores estén con toda la documentación en día y adopten buenas prácticas para poder vender su producto en mercados institucionales”, explica la investigadora.

Vanaldo Bispo dos Santos, presidente de la colonia de Brejinho con 42 pescadores, aprobó el proyecto. “Estamos optimistas con esa nueva porta que se abre, donde cada pescador tiene la oportunidad de generar renda y mejorar de vida, pues la producción tiene destino cierto”, conmemora.

Durante los cuatro meses do proyecto-piloto fueron producidos 5.884 quilos de carne mecánicamente separada y la mayor parte fue donada a instituciones sociales, tales como guardería infantil, abrigos, casas de apoyo, Hospital General de Palmas, entre otros. Dos escuelas municipales de Palmas  también fueron contempladas. El Mesa Brasil, del Servicio Social del Comercio (Sesc), uno de los aliados del proyecto, quedo encargado de hacer la distribución.

En el procesamiento para inclusión en la alimentación escolar, la despulpadora hace la separación de carne y espinas, resultando en un producto similar a la carne molida. Para trabajar con esa carne – nada común en la alimentación escolar – fueron realizadas capacitaciones con cocineras escolares en preparo y buenas prácticas. “Tuvimos algunas resistencias y otras adhesiones entre las cocineras. En la medida en que resolvemos el principal problema de introducir pescado en la alimentación escolar, que es la presencia de espinas, nuestra meta ahora es conseguir la adhesión en más escuelas”, concluye Hellen.

Otros aliados del proyecto son:  Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), Instituto de Desarrollo Rural del Estado del Tocantins (Ruraltins), Secretaría de Educación del Estado de Tocantins (Seduc), Ministerio de la Agricultura Pecuaria y Abastecimiento (MAPA), el Mesa Brasil – Servicio Social del Comercio (Sesc) y el Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (Sebrae).

 Fuente: www.embrapa.br
 Texto traducido del portugués


Lea también