Noticias

06

Dic 2017

Producción integrada es el secreto de suceso de la Hacienda de pecuaria sostenible en Rondônia

Publicado por

El pecuarista de Rondônia, Giocondo Vale, viene apostando en el sistema de integración agricultura-pecuaria (ILP) para renovar el pastado, recuperar el suelo y, consecuentemente, mejorar la productividad y el lucro de la hacienda. La adopción de un sistema sostenible de producción, segundo él, es camino sin retorno y tiene servido de modelo para otros productores del estado y también de Brasil. “Para enriquecer el suelo y producir un bueno pastado, nosotros precisamos de la agricultura, que ayuda a diluir los costos y aumentar nuestros lucros futuros. Somos prueba de que es posible tener una empresa agropecuaria y actuar de forma sostenible, siendo ecológicamente correcto, económicamente viable y socialmente justo”, argumenta el productor.

Su hacienda, a Don Aro, localizada en el município de Machadinho D’Oeste (RO), posee 1.680 hectáreas que se dividen de la siguiente forma: 945 en producción, siendo 645 en uso para la pecuaria  y 300 para el sistema de ILP. Lo restante, 270 hectáreas, son de mata nativa, reposición forestal sembrada (76 ha) y las Áreas de Preservación Permanente (APPs) recuperadas. Cuenta con 1.200 animales en la propiedad, adonde se produce parte de animales cruzados entre las razas Aberdeen Angus y Nelore, permitiendo mayor precocidad reproductiva y de abate, con carne de mejor calidad y macicez.

Ya son siete años de investimentos en sistema de producción integrado en su propiedad. Ahora, con el pastado renovado, el ganado pasó a consumir menor cantidad de suplementos minerales y proteicos y las ganancias también ocurreron en la tasa de preñez, desmama y engorda. Segundo ello, en la estación 2016/2017 obtuvo un índice de preñez de 95%, con auxilio de la Inseminación Artificial por Tiempo Fijo (IATF). Las hembras están siendo desmamadas con 8,35 arrobas y machos con 9,25, en la media, a los 09 meses de edad. De as novillas, 75% son empreñadas entre 12 y 17 meses y los machos están siendo abatidos con 20 arrobas a los 24 meses – la media de los pecuaristas de la región es de 13 a 14 arrobas en esto mismo periodo. “Estos buenos resultados tienen permitido considerable aumento de ganancia, con expresiva mejora de los lucros. Salimos de media unidad animal por área, hace cinco años, para tres ahora”, cuenta Giocondo Vale, que pretende llegar a los 2 mil animales en el área productiva de la hacienda. El médico veterinario responsable por la propiedad, Hassan Oliveira Kassab, afirma que los investimentos en genética, nutrición y protocolos sanitarios responden positivamente cuando los pastados son mejoradas, sumando para los buenos resultados obtenidos.

El foco de la hacienda Don Aro es la pecuaria. De esta manera, la integración Agricutlura-Pecuaria (ILP) adoptada en la propiedad es temporal, o sea, una área es utilizada por algunos años integrando agricultura y pecuaria y, en la secuencia, se establece solamente pastado con ganado por más algunos años. “Así, aprovechamos la consolidación de los suelos hecha por la agricultura, ofreciendo un pasto de alta calidad con costos diluidos. En un segundo momento, a partir de 2021, será sembrado, después de la cosecha de la soya, el maíz en la safrinha, objetivando la producción de granos para la terminación de buey en el sistema granos enteros”, explica Giocondo Vale. Cuanto al componente forestal, la Hacienda optó por la siembra en bloques, que están inseridos en las áreas de granos o de pecuaria.

El caso de la Hacienda Don Aro está sirviendo de modelo para Rondônia y Amazonía. Las ventajas de la ILPF en ámbito nacional son comprobadas por análisis de viabilidad técnica, económica, social y, principalmente, ambiental. Su aplicación en los diferentes biomas y posibilidades de combinaciones entre agricultura, pecuaria y foresta, sean ellas integraciones agropastoriles (agricultura y pecuaria), silviagrícolas (foresta y agricultura), silvipastoris (pecuaria y foresta), o agrosilvipastoris (Agricultura, pecuaria y foresta), ofrecen tanto al productor cuanto al sistema grande versatilidad y posibilitan que componentes culturales, económicos y ambientales sean considerados para la perfecta adecuación a la realidad de la región.

Segundo el jefe de Transferencia de Tecnología de Embrapa Rondônia Frederico Botelho, el sistema de integración agricultura-pecuaria es el modelo más adoptado en el estado, tanto por el pecuarista como por el agricultor. “Los pecuaristas buscan con la ILP amortizar los costos de recuperación de sus pastados con la producción de granos, aumentar la capacidad productiva de sus pastos y producir pastos de mejor  calidad. Ya los agricultores buscan en la ILP los beneficios que estos sistemas proporcionan para la fertilidad del suelo (química, física y biológica), potencializa el uso del sistema de siembra directa en la palla, e incrementa los índices de productividad de la propiedad”, explica. Además, ello complementa que, una de las grandes ventajas de esto sistema para Rondônia, estado típicamente pecuario – aproximadamente 13 millones de cabezas, es la disponibilidad de forrajes en cantidad y calidad en un periodo en que en su mayoría los pastos están secos.

Certificación de Buenas Prácticas Agropecuarias de la hacienda es renovada

Las prácticas incorporadas por Giocondo hace años encontraron en el Programa de Buenas Prácticas Agropecuarias – Bovinos de Corte (BPA), coordinado por Embrapa, orientaciones para que él pueda ajustar y mejorar las actividades realizadas en su propiedad, tornando el sistema de producción más sostenible, competitiva y rentable. La Hacienda Don Aro fue la primera propiedad de Rondônia a recibir el atestado de adecuación por el BPA, en el año de 2014, y ello fue renovado ahora, en 2017. Fue aún la segunda de la región Norte a recibir la clasificación oro, por atender a 100% de los ítems obligatorios y 90% de los altamente recomendables por el Programa.

La adopción de la Integración Agricultura-Pecuaria-Foresta (ILPF) y sus variables no es obligatoria en el BPA, pero es un ítem altamente recomendable dentro del programa. Sabiendo de eso, Giocondo Vale adoptó el sistema y no se arrepentí. “En un primer  momento la producción en sistema integrado y la búsqueda por la sostenibilidad en un emprendimiento rural eran desconocidas por grande parte de nuestra región. Hoy percibimos los ventajas de una producción integrada y sostenible”, refuerza el pecuarista.

Para Giocondo Vale, la certificación del BPA abrió puertas. “Conseguí apertura para financiamiento junto al Banco de la Amazonía, precios diferenciados en compra de sal y venda del rebaño y una seguridad junto a la sociedad de que actúo de manera sostenible”, declara.

 Propiedad modelo en sostenibilidad en la Amazonía

El municipio de Machadinho d’Oeste estaba entre los 43 municipios de la Amazonía que más deforestaban en la región e hizo parte de las acciones del programa Arco Verde Terra Legal, del gobierno federal, que realizó acciones para reducir la deforestación y promover el desarrollo sostenible de la región, en una alianza con Embrapa y otras instituciones. En el contramano de la deforestación, Vale trabaja hace 25 años con la pecuaria en 1.680 hectáreas de tierras, sin la utilización de huego y con prácticas sostenibles. La propiedad se encuentra adecuada con las cuestiones ambientales, preservando y manteniendo cubierta por vegetación nativa, reposiciones forestales en bloques y Áreas de Preservación Permanente (APPs) con el Registro Ambiental Rural (CAR) ya efectuado en el órgano responsable.

La Hacienda Don Aro también es la primera en Rondônia en la aplicación del Plan de Gerenciamiento de Residuos Sólidos (PGRS), bien como del Plan ‘Basura Cero’. Además de la tríplice lavaje de agrotóxicos, es realizada la colecta selectiva con el debido destino de cada grupo, de acuerdo con la legislación. Ello también recuperó todas las APPs, con siembra de mudas de especies nativas, y aún tiene la siembra de 11 mil pies de castañas-de-Brasil, la mayor siembra individual realizada por persona física en Brasil.

Segundo Vale, ser sostenible hoy en día es más que un discurso apenas, se tornó una cuestión de necesidad hasta para que existan recursos para las generaciones futuras. Para eso, es preciso cambiar comportamientos y garantizar la continuidad de los recursos.  “Conocimiento solo para mi es inútil. Él debe ser compartido, multiplicado a los cuatro cantos. Acredito que no adelanta mi negocio ir bien, el mundo debe ir en el mismo sentido. Nosotros vivenciamos la sostenibilidad en nuestro día-a-día y aplicamos en todas las actividades de la propiedad.”, argumenta Giocondo.

Tratados como aliados de negocios, Giocondo cuenta que esto año, ocho trabajadores fijos, todos debidamente registrados, deberán recibir hasta el 16º salario, pues tienen participación en los lucros. “Ellos colaboran produciendo e yo, como empresario, fornezco el retorno a ellos con una serie de beneficios. Somos como una engranaje, todos los dientes son necesarios para que funcione y eso es reafirmado semanalmente a la equipe”, explica.

Hacienda de RO gañía premiación nacional en sostenibilidad

La Don Aro quedó en segundo lugar en el premio Hacienda Sostenible 2017, de la Globo Rural. Fueron 47 propiedades rurales de todo Brasil inscritas. En la primera etapa fueron seleccionados 13 finalistas y, de estos, los tres más bien colocados. El concurso tuvo como principal criterio el uso múltiple de la tierra, a partir de las buenas prácticas agropecuarias y eficiencia en el uso de recursos. Las propiedades son evaluadas con base en criterios en que constan buenas prácticas agropecuarias y sociales, además de la viabilidad económica del negocio. La premiación aconteció día 5/12, en São Paulo (SP) y el propietario de la Don Aro, Giocondo Vale fue recibir el premio, juntamente con su familia.

Fuente: www.embrapa.br
Texto traducido del portugués


Lea también