Noticias

07

Nov 2018

La biofortificación de alimentos, una respuesta a la malnutrición en los países del Caribe

Publicado por

Los ministros de agricultura del Caribe y el Consejo de Comercio y Desarrollo Económico (COTED) aprobaron una propuesta del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) para incorporar cultivos con alto coeficiente nutricional a fin de disminuir la incidencia de las enfermedades como el cáncer, la obesidad, males cardiacos y la diabetes en la región caribeña, y crear una cultura de alimentación balanceada.

El Instituto ha propuesto la implementación de HarvestPlus en el Caribe, una iniciativa que busca desarrollar variedades de cultivos básicos de frijoles, mandioca, maíz, arroz, batata y otros con niveles más altos de zinc, hierro o vitamina A, utilizando el fitomejoramiento para obtener resultados concretos en la nutrición efectiva en estos países.

Esta iniciativa de modificar la cultura nutricional en la región caribeña, es un esfuerzo conjunto del IICA, la Comunidad de Países del Caribe (CARICOM); agencias del CARICOM, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Haverst Plus América Latina y Penn State University.

De acuerdo con la representante del IICA en Jamaica, Elizabeth Johnson, “el hambre oculta causada por la alimentación deficiente, afecta desde el sistema inmunológico hasta el estado de ánimo o estado mental de una persona, lo que provoca una falta de energía y afecta la productividad del país, aumentando la factura en los servicios de salud para los hogares y a nivel de finanzas públicas”.

Atender este problema de salud desde el campo con dietas más balanceadas nutricionalmente, es la alternativa del Instituto ante la situación que viven estos países, los cuales poseen los índices más altos del continente ligados a enfermedades no transmisibles.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que la combinación de dietas deficientes nutricionalmente y la inactividad física son los principales factores de riesgo para las enfermedades no transmisibles, siendo las cardiovasculares, crónicas en pulmón, cáncer y diabetes, las cuatro principales.

“El alimento es uno de los medios más efectivos para mejorar la salud y creemos que la biofortificación puede jugar un papel fundamental en el fortalecimiento de la agricultura y propiciar un futuro más sano en la región”, añadió Johnson.

Lo que se busca con este proyecto es que, a través de asociaciones y agencias de financiamiento, estas variedades de alimentos biofortificados serán distribuidas a los países con capacitación proporcionada a socios públicos y privados en evaluación de desempeño y selección de las variedades más adecuadas para cada país.

De acuerdo con el profesor Sir Trevor Hassell Presidente de la Comisión de enfermedades no transmisibles (NCD por sus siglas en inglés) de Barbados, “el 60% del presupuesto de salud de las naciones caribeñas es invertido en la atención de estas enfermedades”.

En países de África, Asia y América Latina donde Harvest Plus tiene presencia, se han disminuido los índices de mal nutrición mediante la incorporación de alimentos biofortificados en la dieta.

Fuente: www.iica.int

 



Lea también