Noticias

02

Dic 2013

Industria aeronáutica inviste en combustible renovable

Publicado por

Para reducir el impacto ambiental de los viajes aéreos, la industria aeronáutica viene haciendo grandes inversiones en investigación. El sector es considerado uno de los vilanos del calentamiento global por causa de la elevada carga de contaminantes emitida por los aviones. 

El queroseno, principal combustible usado por las aeronaves, origina diversos gases (dióxido de carbono, óxido de nitrógeno y hidrocarbonetos) que contribuyen para el calentamiento del planeta.

En el año pasado, los vuelos comerciales lanzaron 689 millones de toneladas de CO2 en la atmosfera, segundo la Air Transportation Action Group, organización formada por empresas del sector aéreo. 


Para reducir eso impacto, las compañías firmaron el compromiso de reducir por la mitad las emisiones de CO2 hasta 2050.

El desarrollo de combustibles sostenibles, menos agresivos al medio ambiente, es una de las apostas de la industria aeronáutica. Hasta hoy, más de 1 500 viajes aéreas por el mundo usaron misturas de queroseno renovable y fósil. Uno de los primeros vuelos comerciales con bioqueroseno fue realizado por la americana United Airlines, en 2011. En el vuelo de 1.700 quilómetros entre Houston y Chicago, el Boeing 737-800 de la empresa dejó de emitir entre 10 y 12 toneladas de CO2. Microalgas alimentadas con azúcares fueron usadas como materia prima de combustible. 


Aceite de cocina 

En Brasil, las empresas nacionales también tienen testado combustibles alternativos a la base de aceite de cocina reciclado y de caña de azúcar. 

La Gol salió en la frente e hizo el primer vuelo comercial en el país, en octubre de esto año, con bioqueroseno – en el caso, una mistura de queroseno tradicional de aviación con aceite de cocina reciclado. La Gol planea realizar alrededor de 200 vuelos movidos a biocombustible durante la Copa del Mundo de 2014. 

La Azul también está testando un nuevo combustible renovable y menos agresivo al ambiente. En junio del año pasado, la empresa hizo vuelos experimentales en Rio de Janeiro durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, la Rio+20. 

El combustible usado en los jatos E195 de la Azul fue una mistura de queroseno de aviación común con bioqueroseno obtenido a partir de la fermentación de la caña de azúcar. Desarrollado por la empresa americana de biotecnología Amyris, el biocombustible puede reducir en más de 80% la emisión de CO2 en comparación al queroseno de origen fósil. 

 

Fuente: Informativo online biocombustivelbr.com – http://www.biodieselbr.com – edición 21 de noviembre

Texto traducido del portugués

 


Lea también