Noticias

12

Sep 2019

Fibra de marañón procesada en laboratorio previene obesidad en animales

Publicado por

Fibras del bagazo de marañón tratadas en laboratorio para retirada de azúcares y otros compuestos de bajo peso molecular fueron capaces de inhibir la obesidad en ratones sometidos a dieta híper calórica. Los animales recibieron una dieta rica en grasas durante 15 semanas. Una parte de los animales recibió también la fibra procesada en laboratorio. El resultado animó los científicos de Embrapa Agroindustria Tropical (CE) y de la Universidad Federal del Ceará (UFC) que realizaron la investigación.

La fibra controló el peso, la grasa abdominal, el apetito y previno el aumento de la glicemia, de las tasas de insulina en la sangre y de la grasa en la sangre (triglicéridos). Previno también el proceso inflamatorio y redujo la lesión hepática causada por la dieta híper calórica.

En la obesidad, el organismo pasa a presentar resistencia a las hormonas que actúan en el control de la saciedad, haciendo con que el individuo sienta más hambre, explica la nutricionista Diana Valesca Carvalho, profesora de la UFC y una de las responsables por el experimento. En el estudio, a pesar de los animales consumir una dieta híper calórica, mantuvieron normales los niveles de leptina e insulina y han reducido la grelina, la hormona relacionada al hambre, lo que representó el control de la saciedad.

Utilizando la técnica de la Resonancia Magnética Nuclear, los investigadores descubrieron que había ácidos grasos de cadena corta en el suero y en los excrementos de los animales que recibieron la fibra procesada. La presencia de esos ácidos grasos está asociada al control de la saciedad y a la promoción del crecimiento de la flora bacteriana benéfica, que auxilian el control del peso corporal. “Probablemente todos eses efectos que la fibra provocó en la prevención de la obesidad de los animales sean provenientes de la producción de los ácidos grasos de cadena corta”, explicó Diana Carvalho.

Ella aclaró que la presencia de eses ácidos significa que la fibra fermentó en el intestino. El hallazgo es relevante porque 80% de la fibra del marañón es insoluble y normalmente los estudios científicos asocian las fibras solubles a ese tipo de fermentación. “Nuestra perspectiva es evaluar, futuramente, los efectos de esa fibra en la micro biota intestinal”, anuncia. Conforme la profesora, en los próximos estudios también debe ser evaluado el efecto del potencial de esa fibra para la prevención de la obesidad en humanos.

Espacio para las fibras de frutas

“Existen pocos estudios con fibras de frutas, principalmente como ingredientes. La gran mayoría del conocimiento es sobre fibra de cereales. Es un universo todo a ser explotado”, explica el investigador de Embrapa Agroindustria Tropical Edy Brito, quien coordina el Laboratorio Multiusuario de Química de Productos Naturales, donde fueron realizadas las pruebas químicas con el bagazo del marañón.

Según Brito, la perspectiva es contribuir para el desarrollo de un nuevo ingrediente para la industria alimenticia, a partir de una materia-prima regional con buen potencial funcional y nutricional.

Fibra tratada X integral

En la primera fase de la investigación los científicos habían evaluado el consumo del bagazo de marañón integral, sin la retirada de los compuestos de bajo peso molecular. Los resultados fueron bien diferentes. En animales sometidos a una dieta normal, la fibra integral alteró el metabolismo de los lípidos, aumentando colesterol y triglicéridos.

Cuando los compuestos de bajo peso molecular fueron excluidos y mantenida la dieta con patrones normales de calorías, el efecto fue diferente, con reducción de la glicemia, de la insulina y de la grelina. El metabolismo de los lípidos en los animales se mantuvo inalterado. A partir de esos resultados, los investigadores decidieron utilizar la fibra procesada en animales sometidos a la dieta híper calórica.

Conforme la investigadora Diana Carvalho, la fibra integral no debe haber presentado buenos resultados en razón del alto tenor de fructosa, el azúcar de las frutas. “La fructosa está muy relacionada al aumento de la grasa abdominal. Observamos aumento de la grasa abdominal en el grupo que consumió la fibra en su forma integral”, contó.

Conforme la investigadora, a partir de esos estudios, se puede concluir que el bagazo de marañón integral debe ser consumido con cautela. “Para que se tenga un efecto funcional en la reducción de peso, es necesario someter la fibra a un tratamiento”, complementa. Los estudios con animales contaron con la colaboración de la profesora Flávia Almeida Santos, del Departamento de Fisiología y Farmacología de la UFC.

¿Qué son ácidos grasos de cadena corta y porque hacen bien a la salud?

El organismo humano no digiere las fibras de origen vegetal. Algunas bacterias del intestino fermentan esas fibras para obtener energía y nutrientes, liberando los ácidos grasos de cadena corta, moléculas simples compuestas por cadena de uno a cinco átomos de carbono y un grupo carboxila.

Esos compuestos, principalmente acetato, propionato y butirato, son absorbidos por las células del intestino, siendo responsables por hasta 90% de toda energía consumida por ellas. Diversos efectos benéficos son atribuidos al proceso de fermentación y producción de eses compuestos, como reducción del riesgo de desarrollar cáncer, diabetes, enfermedades inflamatorias del intestino y hasta trastornos psiquiátricos.

Química del marañón

Los resultados obtenidos en el estudio hacen parte de un esfuerzo de desarrollo de productos de alto valor agregado a partir del marañón. En Embrapa Agroindustria Tropical diversos estudios relacionados al tema son realizados, entre esos, para el aprovechamiento del bagazo de marañón, un residuo abundante de la industria de jugo que es desperdiciado.

Entre los resultados ya obtenidos, está el desarrollo del extracto concentrado de carotenoides. De intensa coloración amarilla, se cree que el producto pueda presentar potencial para uso como substituto de colorantes artificiales por la industria de alimentos. Otro trabajo realizado fue la caracterización da fibra del bagazo de marañón, un importante paso para el aprovechamiento en la industria alimenticia.

Todos esos estudios tienen en común la participación del Laboratorio Multiusuario de Química de Productos Naturales. Una estructura dedicada a la descubierta de nuevas moléculas bioactivas, al estudio de especies productoras de principios activos para alimentos funcionales, fármacos, biodefensivos y otros productos.

El Laboratorio Multiusuario de Química de Productos Naturales queda en Embrapa Agroindustria Tropical, en Fortaleza, Estado de Ceará, dispone de infraestructura de 850 m² destinada a la extracción, fraccionamiento, aislamiento, cuantificación e identificación de compuestos químicos naturales y sintéticos. Es dotado de equipo como cromatógrafos líquido y gaseoso, resonancia magnética nuclear, espectrómetro de masa y en la región de infrarrojo. La estructura cuenta, además, con una planta-piloto de extracción y purificación de compuestos volátiles.

Fuente: www.embrapa.br


Lea también