Noticias

31

Jul 2019

En Argentina se realizó el Primer Simposio Latinoamericano de Bioeconomía, que tuvo como objetivo reflexionar y debatir sobre cómo la producción basada en este concepto puede impulsar el desarrollo económico sostenible en América Latina y el Caribe, en un contexto de acelerados cambios tecnológicos y en los mercados. El evento fue organizado en Buenos Aires por la Secretaría de Alimentos y Bioeconomía de la Secretaría de Agroindustria, la Secretaría de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Centro Interdisciplinario de Estudios en Ciencia, Tecnología e Innovación (CIECTI), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Lino Barañao, Secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, precisó que la bioeconomía es clave para el desarrollo, la creación de divisas y el empleo desde un lugar sustentable. “Es el camino para generar riqueza y repartirla mejor”, expresó. La bioeconomía es la utilización intensiva de conocimiento sobre los recursos, los procesos, las tecnologías y los principios biológicos para la producción sostenible de bienes y servicios en todos los sectores de la economía. Mediante un video, Manuel Otero, Director General del IICA, invitó a la reflexión sobre la bioeconomía y reconfirmó el compromiso del Instituto con el tema. Además, destacó la importancia de establecer una Red de Bioeconomía. Al encuentro asistieron más de 400 participantes de los sectores público y privado, agencias internacionales y del ámbito académico. Edith Obschatko, especialista en políticas del IICA, brindó una introducción a la bioeconomía y destacó: “Si no atendemos las necesidades futuras con cambios profundos en el modelo de desarrollo económico, social y ambiental, estaremos en problemas. Afortunadamente, los avances en las ciencias, tecnologías e ingenierías convergen para plantear senderos alternativos y la bioeconomia es la estrategia”. Hugo Chavarría, gerente del Programa de Bioeconomía y Desarrollo Productivo del IICA, explicó: “América Latina tiene una enorme potencialidad para aprovechar la bioeconomía porque es la región con mayor disponibilidad de recursos biológicos y tiene una gran base de capacidades productivas, humanas y tecnológicas, sin embargo, es fundamental la política pública para establecer una normativa, asegurar la sostenibilidad, promover el desarrollo del mercado y estimular la inversión”. En el evento participaron también Ruth Ladenheim, Directora del Centro Interdisciplinario de Estudios en Ciencia, Tecnología e Innovación (CIECTI); Lidia Brito, Directora de la Oficina Regional de Ciencias de la UNESCO; Jeannette Sánchez, Directora de la División de Recursos Naturales de la CEPAL, y Christoph Ernst, especialista en empleo y desarrollo productivo de OIT Argentina.

Publicado por

En Argentina se realizó el Primer Simposio Latinoamericano de Bioeconomía, que tuvo como objetivo reflexionar y debatir sobre cómo la producción basada en este concepto puede impulsar el desarrollo económico sostenible en América Latina y el Caribe, en un contexto de acelerados cambios tecnológicos y en los mercados.

El evento fue organizado en Buenos Aires por la Secretaría de Alimentos y Bioeconomía de la Secretaría de Agroindustria, la Secretaría de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Centro Interdisciplinario de Estudios en Ciencia, Tecnología e Innovación (CIECTI), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Lino Barañao, Secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, precisó que la bioeconomía es clave para el desarrollo, la creación de divisas y el empleo desde un lugar sustentable. “Es el camino para generar riqueza y repartirla mejor”, expresó.

La bioeconomía es la utilización intensiva de conocimiento sobre los recursos, los procesos, las tecnologías y los principios biológicos para la producción sostenible de bienes y servicios en todos los sectores de la economía.

Mediante un video, Manuel Otero, Director General del IICA, invitó a la reflexión sobre la bioeconomía y reconfirmó el compromiso del Instituto con el tema. Además, destacó la importancia de establecer una Red de Bioeconomía.

Al encuentro asistieron más de 400 participantes de los sectores público y privado, agencias internacionales y del ámbito académico.

Edith Obschatko, especialista en políticas del IICA, brindó una introducción a la bioeconomía y destacó: “Si no atendemos las necesidades futuras con cambios profundos en el modelo de desarrollo económico, social y ambiental, estaremos en problemas. Afortunadamente, los avances en las ciencias, tecnologías e ingenierías convergen para plantear senderos alternativos y la bioeconomia es la estrategia”.

Hugo Chavarría, gerente del Programa de Bioeconomía y Desarrollo Productivo del IICA, explicó: “América Latina tiene una enorme potencialidad para aprovechar la bioeconomía porque es la región con mayor disponibilidad de recursos biológicos y tiene una gran base de capacidades productivas, humanas y tecnológicas, sin embargo, es fundamental la política pública para establecer una normativa, asegurar la sostenibilidad, promover el desarrollo del mercado y estimular la inversión”.

En el evento participaron también Ruth Ladenheim, Directora del Centro Interdisciplinario de Estudios en Ciencia, Tecnología e Innovación (CIECTI); Lidia Brito, Directora de la Oficina Regional de Ciencias de la UNESCO; Jeannette Sánchez, Directora de la División de Recursos Naturales de la CEPAL, y Christoph Ernst, especialista en empleo y desarrollo productivo de OIT Argentina.

Fuente: www.iica.int


Lea también