Noticias

06

Dic 2013

Embrapa discute perspectivas para el futuro de la agroenergía

Publicado por

La agroenergía puede cambiar el orden geopolítica mundial. La expectativa es del ex-ministro de la agricultura Roberto Rodrigues, que actualmente coordina el Centro de Agronegocios de la Fundación Getúlio Vargas. En conferencia en la apertura de la reunión del Consejo Asesor Externo (CAE) de Embrapa Agroenergía, ayer (05), en Brasilia/DF, él mostró que es en los países localizados entre los trópicos que está el mayor potencial de crecimiento de la energía obtenida a partir de la biomasa, por la disponibilidad de tierra e incidencia de sol.
Esas ventajas competitivas también se aplican al Brasil, que ya se destaca en la producción de alimentos y energía. 

El futuro de la energía obtenida de la biomasa, en lo en tanto, depende no solamente del investimento en esa área, pero también del desempeño de otras fuentes – tradicionales y alternativas. El jefe general de Embrapa Agroenergía, Manoel Souza, mostró algunas piezas del quiebra cabeza para entender el escenario futuro en que la bioenergía estará inserida.
La primera de ellas es el aumento de la disponibilidad de petróleo en el País, por cuenta del avanzo de la exploración de la camada del pre-sal. 

La expectativa es que, en 2035, la producción ultrapase el consumo y permita al Brasil exportar alrededor de 3 millones de barriles. Otras piezas del quiebra cabeza son la exploración del gas de esquisto, el aumento de la presencia dos carros eléctricos en el mercado, el crecimiento de los parques eólicos y el avanzo de la tecnología de fotosíntesis artificial. “Mirar para el futuro y entender cuál debe ser nuestro trabajo frente a los escenarios que se presentan es uno de nuestros desafíos”, explicó el jefe general de Embrapa Agroenergía.
El interés de instituciones de Brasil y del exterior por las investigaciones en el área de actuación de la Unidad es grande. Apenas en esto año, 26 comitivas extranjeras visitaron la institución para conocer las líneas de trabajo y buscar oportunidades de cooperación técnica. 

En contrapartida, Embrapa Agroenergía envió 20 misiones para el exterior y tres investigadores para desarrollar estudios en el Agricultural Research Service del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (ARS/USDA).
Además de la cooperación con instituciones de investigación en todo el mundo, Embrapa Agroenergía también tiene investido en las llamadas alianzas público privado. “Esa es una bandera que nosotros defendemos fuertemente”, afirmó el jefe general de la institución, Manoel Souza. 

El centro de investigación ya tiene trabajos conjuntos con empresas privadas de fuerte actuación en las áreas agrícola, energética y química.
Tecnología
En la opinión del ex-ministro Roberto Rodrigues, fue justamente el desarrollo tecnológico que permitió al Brasil alcanzar logros de productividad que dejan el mundo “de mentón caído”. Con a mejoría constante de la relación producción por área, el País dejó de abrir 68 millones de hectáreas en tierras. Para el ministro, eso es “el número más fantástico” que los brasileños deben divulgar. 

Además de aumentar el rendimiento no solamente de la agricultura, pero también de la pecuaria, la tecnología también tiene permitido la disminución de desperdicios. De acuerdo con Rodrigues, la modernización de las cosechadoras hizo con que las pérdidas en el campo cayesen de 5% para 0,5% de la cosecha.
Eso es importante tanto para obtener el grande volumen de biomasa exigido para la producción de biocombustibles cuanto para garantizar alimentos suficientes para alimentar abastecer el mundo. 

Con el crecimiento de la población y de la renta de los países emergentes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) estiman en 20% la necesidad de crecimiento de la producción mundial de alimentos para atender a la demanda, hasta 2020. 

Las dos instituciones concluyeron que Brasil puede aumentar el saldo de sus cosechas en 40% en el mismo periodo, contribuyendo significativamente para que el planeta avance en dirección a la seguridad alimentar.
Asesorar Embrapa Agroenergía en la definición de prioridades de investigación para desarrollar el uso sostenible de la biomasa como fuente para energía y otros productos es una de las funciones del Consejo Asesor Externo (CAE), presente en todas las Unidades de Embrapa. Además del ex-ministro Roberto Rodrigues, componen el colegiado que se reunió ayer: Rodrigo Augusto Rodrigues, coordinador de la Comisión Ejecutiva Interministerial del Biodiesel y presidente del CAE; Carlos Eduardo Vaz Rossel, director del Programa Industrial del Laboratorio Nacional de Ciencia y Tecnología del Bioetanol – CTBE; José Gerardo Fontelles, secretario de Producción y Agroenergía del Ministerio de la Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento – MAPA; Juan Diego Ferrés, presidente del Consejo Superior de la Unión Brasileña del Biodiesel y Bioqueroseno – Ubrabio; Luiz Henrique Capparelli Mattoso, jefe general de Embrapa Instrumentación; Marcos Guimarães de Andrade Landell, director del Centro de Caña del Instituto Agronómico de Campinas – IAC; Mariângela Rebuá de Andrade Simões, embajadora, Directora General del Departamento de Energía del Ministerio de las Relaciones Exteriores y co-chair del Global Bioenergy Partnership – GBEP; Vitor Hugo de Oliveira, jefe de la Secretaría de Negocios de Embrapa y José Manuel Cabral de Sousa Dias, jefe de Transferencia de Tecnología de Embrapa Agroenergía. 

 

Fuente: Embrapa Agroenergía – www.cnpae.embrapa.br

Texto traducido del portugués

 


Lea también