Noticias

21

Jul 2014

Ecuador exportará chocolate de calidad

Publicado por

Ecuador es considerado como el productor del mejor cacao fino de aroma del mundo. Ahora busca dejar de exportar materia prima para situarse como vendedor mundial de un chocolate de igual calidad.

Con una inversión de $ 4 millones, a comienzos de mes se inauguró en Quito la primera fábrica, como resultado de la alianza entre la marca ecuatoriana República del Cacao y el grupo francés Bongrain, líder en el segmento premium de chocolates. 


Las instalaciones se encuentran en el sector del Beaterio, en el sur de la capital, pero se tiene previsto construir una planta de mayor tamaño en la población de Machachi, en el cantón Mejía.
El ministro coordinador de la Producción, Richard Espinosa, afirmó que la primera fábrica es parte de una inversión total de $ 18 millones que la alianza tiene programada a lo largo de este año.

Según datos de esa cartera de Estado, Ecuador produce 100 toneladas de chocolate, de las cuales, el 40% sale de la planta de República del Cacao. 


Según Espinosa, con la maquinaria instalada se podrá multiplicar por 10 la producción de chocolate y llegar incluso a 1.000 toneladas.

Como parte de esta cadena productiva, se estima que se verán beneficiados alrededor de 1.200 pequeños productores. “Es claro que estamos dentro del enfoque de lo que denominamos el cambio de la matriz productiva, diversificando la producción, los mercados, incrementando la productividad, las exportaciones, la calidad, e ir sustituyendo las importaciones”, acotó Richard Espinosa.

De su lado Gonzalo Chiriboga, presidente de la firma, expresó que “República del Cacao ha apostado por el Ecuador al ser un lugar privilegiado para la producción del cacao”. 


En el país se producen 2/3 del caco fino de aroma del mundo y gracias a las condiciones geográficas se puede ofrecer a los consumidores un producto único, reconocido a nivel internacional.
Christopher Henry, gerente de República del Cacao, indicó que la planta tiene la capacidad de producir entre 1.000 y 1.500 toneladas al año, de las cuales el 95% será para exportaciones y el 5% se venderá en el mercado interno (hoteles, restaurantes de Quito, Guayaquil y Cuenca). Esta exportación le representaría a Ecuador de $ 10 a $ 15 millones de dólares al año.

Comercialización
El proceso de exportación previsto para 2014 está fijado al mercado de América del Norte (Estados Unidos y Canadá), a América Central y del Sur (Chile, Perú México, Panamá y Colombia). 


La proyección para 2015 es abrir el mercado asiático, ya que existen clientes fuertes en China, Singapur, Japón y Hong Kong. “Si tenemos un acuerdo con la Unión Europea será más fácil para los productores ecuatorianos exportar sus chocolates hasta Europa, pero se tiene que tener en cuenta que hay un gran número de chocolateros grandes, buenos, que tienen un mercado cautivo, y competir con los mejores del mundo, como los franceses, belgas y suizos es muy difícil. Claro que se va a exportar a Europa, pero no es el objetivo número uno”, acotó.

Christopher Henry afirmó que la producción del cacao fino de aroma en Ecuador se lo hace en fincas muy pequeñas, de 2 a 3 hectáreas, por lo que para llegar al nivel de 1.000 toneladas se tendrá que adquirir el producto a más de 1.000 fincas.

Un terreno de 3 hectáreas produce cada año 900 kilos de grano, en promedio son 300 kilos por hectárea. 


“Para ser exitoso con una marca de chocolates profesional necesitamos una variedad de gusto y una oferta con varios perfiles aromáticos, razón por lo que también se está comprando un poco de grano de Perú y Colombia para proponer a los clientes una gama de chocolates, pero el valor agregado es ecuatoriano”, sentenció.

Para el ministro de Agricultura y Ganadería, Xavier Ponce, la instalación de esta fábrica está relacionada con el cambio de la matriz productiva, pero también con el apoyo a los pequeños productores que son los principales proveedores de la compañía. 


“No vamos a dejar morir el cacao fino de aroma, estamos trabajando exclusivamente con este producto”, dijo Ponce.

Hasta este año, el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) ha trabajado en la poda de 50.000 hectáreas de siembra para recuperación y también en nuevas plantaciones.

En 2014 se espera duplicar la meta a 100.000 hectáreas, y para 2017 la perspectiva es alcanzar a 400.000 hectáreas, de las cuales el 85% es producido por pequeños productores, señaló Ponce. También se ha iniciado un programa intenso de poscosecha. 


Fuente: Boletín Online El Productor – Edición 21 de Julio


Lea también