Noticias

11

Jul 2018

Deforestación es 2ª mayor causa de los cambios climáticos, revela FAO

Publicado por

Las forestas son aliadas del hombre en el combate a los cambios climáticos, absorbiendo por año alrededor de 2 billones de toneladas de CO2. Pero cuando son deforestadas, las coberturas vegetales del planeta se transforman en motores del calentamiento global. Aproximadamente 20% de las emisiones de gases del efecto invernadero son causadas por la deforestación. En informe divulgado en el mes de julio (6), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) identifica un aumento en la destrucción de las superficies verdes del planeta.

De 1990 y 2015, el área de la Tierra cubierta por forestas cayó de 31,6% para 30,6%. La agencia de la ONU apunta que la deforestación es la segunda mayor causa de los cambios climáticos, quedando atrás apenas de la quema de combustibles fósiles. Las emisiones generadas por la destrucción de la cobertura vegetal son mayores que las de todo el sector de transporte.

El levantamiento de la FAO revela aún que la interrupción o reducción de la deforestación en zonas tropicales respondería por hasta 30% de la capacidad de mitigar los cambios climáticos.

Un obstáculo a la protección de las forestas es el consumo de carbón vegetal. En las regiones en que la demanda es alta, la producción ejerce presión sobre los recursos forestales y contribuye para la degradación de los ecosistemas, especialmente cuando el acceso a las forestas no está regulación. Segundo el estudio de la FAO, la población que depende de leña varía de 63% en África a 38% en Asia y 16% en la América Latina.

Los continentes africano y suramericano también están en el contramano del uso sostenible de las superficies verdes. En los últimos 25 años, crecieron en el mundo las forestas manejadas para la conservación de los suelos y de las aguas, pero esa expansión no fue verificada en África ni en la América del Sur. Los territorios utilizados de manera responsable representan hoy 25% de toda la cobertura vegetal del planeta. En los países suramericanos, el índice cae para apenas 9%.

Pobreza y medio ambiente

De acuerdo con la FAO, forestas son fuente de 20% de la renta de familias rurales en países en desarrollo. El informe del organismo internacional alerta para una estrecha relación entre cobertura forestal y altas tasas de pobreza — en Brasil, por ejemplo, poco más de 70% de las áreas de forestas cerradas (densas, con grande cobertura de copa) presentaban índices elevados de miseria.

La publicación muestra aún que, en la América Latina, 8 millones de personas sobreviven con menos de 1,25 dólares por día en las regiones de forestas tropicales, sabanas y sus alrededores. Mundialmente, más de 250 millones de individuos viven debajo de la línea de la pobreza extrema en esas áreas: 63% están en África, 34% en Asia y 3% en  América Latina.

A pesar de la pequeña participación de la América Latina en el total global, la FAO destaca que, en las zonas rurales latino-americanas, 82% de las personas viviendo debajo de la línea de la pobreza están en forestas tropicales, sabanas y sus alrededores. Esas regiones de mata son el lar de 85 millones de personas en la región.

Parque de Tijuca es ejemplo de conservación

Destaque en el informe de la FAO, el Parque Nacional de Tijuca, en Rio de Janeiro, tiene una superficie de 4 mil hectáreas y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2012.

La investigación de la agencia de la ONU recuerda que, para enfrentar la proliferación de especies exóticas y la expansión urbana, el área fue reforestada con árboles nativas. El gobierno también creó espacios recreativos para involucrar la comunidad local y aumentar la concientización sobre la protección de las forestas urbanas.

Desde 1999, el parque es administrado conjuntamente por la Prefectura del Rio y por el Ministerio del Medio Ambiente. Actualmente, el local recibe 2,5 millones de visitantes por año y es un ejemplo de restauración de la Mata Atlántica. La reserva se transformó en uno santuario para diversas especies endémicas.

Empresas forestales comunitarias en la Guatemala

En Guatemala, 70% de las tierras forestales están bajo algún tipo de protección. Con concesiones del gobierno, empresas comunitarias administran más de 420 mil hectáreas dentro de la Reserva de la Biosfera Maia. En apenas un año, de 2006 a 2007, las compañías obtuvieron ingreso de 4,75 millones de dólares por la venta de madera certificada. Otros 150 mil dólares vinieron del comercio de productos forestales no-madereros.

Las cooperativas generaron más de 10 mil empleos directos y otros 60 mil indirectos. Las instituciones también pagaban a los trabajadores más que el doblo del salario normal, segundo datos colectados por la FAO.

Costa Rica: forestas y turismo

La Costa Rica es uno de los principales destinos de turismo ecológico del mundo: en 2016, 2,9 millones de turistas extranjeros visitaron el país y 66% de ellos afirmaron que el ecoturismo era uno de los principales motivos del viaje.

Los visitantes gastaron aproximadamente 1.309 dólares por persona, trayendo una renta para el país de 2,5 billones de dólares. Eso equivale a 4,4% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Una parte del montante puede ser atribuida al ecoturismo. En 2015, apenas las áreas de conservación forestal recibieron aproximadamente 1 millón de extranjeros y otros 900 mil turistas nacionales.

Acceda el informe de la FAO “Estado de las Forestas en el Mundo” clicando aquí

Fuente: Informativo Online Ubrabio – Edición del 11 de julio.
Texto traducido del portugués


Lea también