Noticias

29

Jun 2015

Caficultura brasileña invierte en investigación e innovación

Publicado por

Investigación, mercado, tendencias y oportunidades para la caficultura nacional fueron asuntos discutidos durante la 9ª edición del Simposio de Investigación de los Cafés de Brasil, que terminó en el último día, 26, en Curitiba (PR). El evento bienal reunió más de 500 participantes, de 14 estados brasileños y de los países Porto Rico y EUA.
En el total fueron realizadas 22 conferencias divididas en ocho paneles temáticos, además de presentaciones de pósteres con divulgación de recientes investigaciones desarrolladas por las instituciones que integran el Consorcio Pesquisa Café, coordinado por Embrapa Café. 

De acuerdo con el gerente general de Embrapa Café, Gabriel Bartholo, esta edición trago por la primera vez conferencista caficultores. “Son los productores rurales que validan las tecnologías generadas por la investigación, además de prospectar nuevos estudios”, afirma. El caficultor Adolfo Henrique Ferreira, relató su experiencia con producción de café y mostró que es posible la viabilidad económica en la caficultura de montaña. 

“La altitud ya es favorable al factor calidad del producto y con adopción de nuevas tecnologías generadas, conseguimos mejorar el proceso productivo”, resalta. Adolfo produce café especial para los mercados interno y externo y contó estar optimista cuanto a la oportunidades de mercado que crecieron, significativamente, en los últimos cinco años.
De acuerdo con el director ejecutivo de la Asociación Brasileña de la Industria de Café (Abic), Nathan Herszkowicz, que presentó mercado y tendencias, nunca se invirtió tanto en la industria de cafés en el Brasil cuanto en los últimos años. “El caficultor, que invertir en calidad y diferenciación de mercado, tendrá una industria de grandes inversionistas pronta para recibirlo”, resaltó. Segundo Nathan, hasta el año 2000, la ABIC no tendría ninguna marca de café especial asociada y hoy son alrededor de 160 marcas de café gourmet certificadas por el Programa de Calidad del Café de la ABIC. 

Él apuntó un crecimiento de 50% en el mercado de monodose de café, que tuvo inicio con el café expreso, con la innovación de las cápsulas de café. “Por siete años, eran exclusividad de apenas dos marcas. Hoy, alrededor de 60 empresas hacen sus propias cápsulas”, afirma.
La profesora de la Universidad de Porto Rico, que participó por la primera vez del Simposio, vino en búsqueda de más conocimientos sobre sistemas productivos sostenibles de café. 

La bióloga conocer estudios de café orgánico realizados, en la región Zona de la Mata, por la investigadora de la Empresa de Investigación Agropecuaria de Minas Gerais (EPAMIG) Waldênia Moura. “Vamos visitar los Campos Experimentales de EPAMIG para conocer más sobre control biológico de plagas en esos sistemas, con la intención de firmamos alianzas futuras”, contó. 

Desde 2012, la EPAMIG evalúa el comportamiento de 22 cultivares de café en los sistemas convencional, orgánico y agroecológico. “Eso es un trabajo pionero en Brasil. Queremos mostrar para el caficultor resultados de diferentes sistemas de cultivo y ampliar oportunidades de investigaciones”, concluyó Waldênia.
Biotecnología para la caficultura
La investigadora de la EPAMIG Sara Chalfoun, que desde la década de 1980 trabaja con investigaciones en calidad del café, presentó recientes investigaciones sobre bioproductos innovadores para la caficultura. En 1989, Sara, juntamente con un equipo de la Universidad Federal de Lavras (Ufla), reconfirmó la presencia del hongo Cladosporium cladosporioides en labranzas cafeteras, ya relatado por la Ciencia en la década de 1950, durante investigaciones que buscaban comprender la influencia de microrganismos sobre la calidad del café. 

De acuerdo con la investigadora, el “hongo del bien” combate otros hongos perjudiciales a la calidad del café. “Percibimos que el hongo Cladosporium presentaba acción antagónica en los microrganismos perjudiciales a la calidad del café por competir con ellos por espacio y nutrientes además de ejercer efectos de antibiosis e hiperparasitismo” explica la coordinadora.
Hace más de 10 años, son realizados estudios para desarrollo del bioprotector del café, a partir de aislados purificados del hongo, para aplicación en cafetales, en forma de biodefensivo. 

Debidamente patentado, el producto está en proceso de registro comercial, pero ya es aplicado, en régimen de teste, en las labranzas de todo el Estado. “Estudios mostraron que en labranzas cafeteras, en regiones húmedas, el productor rural puede valorizar la cosecha en el mínimo 30% con la utilización de eso hongo, que influencia directamente en la calidad sensorial de la bebida”, explica. 

 

Fuente: Empresa de Pesquisa Agropecuária de Minas Gerais – Epamig 

Texto traducido del portugués

 


Lea también