Noticias

07

Abr 2014

Cacao clonado gana reputación y se apodera del 40% de la exportación

Publicado por

Cuando la hacienda Cañas comenzó el cultivo de las 100 primeras hectáreas del CCN51, los augurios para esa variedad clonada de cacao no eran muy alentadores ni dentro ni fuera de Ecuador.

Sus detractores cuestionaban su sabor ácido y no le daban ni 10 años de vida al árbol. Ello pese a que los ensayos desarrollados en Naranjal, Guayas, anticipaban que era un clon que prometía alto rendimiento y podía ser resistente a la enfermedad ‘escoba de bruja’, que afecta la producción.

“Nos dijeron: están locos, ¡cómo siembran tanto sin tener una información!”, recuerda Sergio Cedeño, gerente de esa hacienda que hoy, 25 años después de su primera experiencia, tiene 340 hectáreas dedicadas al CCN51 (Colección Castro Naranjal Árbol 51). Este fue creado por el agrónomo Homero Castro, fallecido en 1988.

Los árboles del primer lote siguen produciendo. 


La propiedad tecnificada, ubicada en las afueras de Puerto Inca, ha logrado alcanzar un rendimiento de hasta 50 quintales por hectárea (2,2 toneladas/ha), cuando el promedio nacional es ocho veces menor.

Cedeño dice que el sabor de la variedad ha alcanzado ya una reputación diferente en el mercado internacional, porque han logrado mejorarla con un nuevo proceso de fermentación.
“Antes, las fábricas compraban el CCN51 para fundirlo y hacerlo manteca, pero ahora también se lo está comprando para chocolate”, indica.

Recientemente, el diario estadounidense ‘The Wall Street Journal’ reportó que las golosinas de Mars (M&M’s) y Mondelez Internacional (Cadbury) pueden contener granos del CCN51. 


Asimismo, otros procesadores como Barry Callebaut AG y Cargill Inc, admiten que utilizan esa variedad.
Ricardo Zambrano, administrador de la hacienda Cañas, explica que para obtener un sabor más agradable, la fermentación ya no se realiza en cajones de madera, sino en sacos de yute tapados con plástico. Eso se adoptó hace cinco años. 

Los agremiados a la Asociación de Productores de Cacao Fino y de Aroma (Aprocafa), que en su conjunto representan unas 5.000 hectáreas de CCN51, usan ese sistema.

Gonzalo Romero, gerente de una empresa brooker para exportación de cacao, afirma que ese cambio en la fermentación ha otorgado al grano “un sabor a chocolate que antes no lo tenía” y eso permite que lo requieran más firmas de Europa, Estados Unidos y Canadá.

En la última década, el país duplicó sus envíos de cacao (granos y semielaborados). 


Pasó de 98 mil en el 2003 a 204 mil toneladas, en el 2013, según la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao del Ecuador (Anecacao).
Dentro de los envíos, el CCN51 registra una cuota en alza. Los productores estiman que de las 204 mil toneladas exportadas, 80 mil corresponden al clon, es decir, el 40%.

Y ante un escenario de creciente demanda en el mercado mundial, hay quienes creen que allí hay oportunidades tanto para este grano, como para el tradicional cacao nacional. 


La Organización Internacional del Cacao calcula que este año el déficit de cacao alcanzará las 115 mil toneladas.

Iván Ontaneda, presidente de Anecacao, refiere que el país registra crecimientos sostenidos en sus exportaciones entre el 8% y 10% y el déficit mundial “seguramente será aprovechado por Ecuador, que está incrementando cada año su posicionamiento”. 

 


Fuente: Boletin Informativp Online El Productor – www.elproductor.com – Edición 7 de abril

 


Lea también