Noticias

08

Jun 2015

-Avanzan investigaciones en café

Publicado por

La nueva caficultura ecuatoriana toma forma en fincas modelo de Isidro Ayora (Guayas) y Jipijapa (Manabí), en donde se combinan los mejores materiales en el PPR: precoces, productivos y resistentes.

Dublinsa tiene café robusta (variedad para las industrias principalmente) y la Asociación Nacional de Exportadores de Café (Anecafé), arábigo (de mejor calidad). Ambas buscan darle vida a un sector que los bajos precios estuvieron por aniquilar.

Las propuestas, apoyadas por la industria, los agricultores y el Gobierno, afinan las técnicas y las variedades que permitirán al país exportar más grano y evitar importaciones que usan las fábricas nacionales para procesarlo y venderlo luego al mundo.

Con eso se busca satisfacer la demanda interna de un millón de sacos de 60 kilos de robusta para la industria nacional y recuperar al arábigo zonas tradicionales, como Jipijapa. 


Robusta de Isidro Ayora – La floración es muy temprana 

No puede haber resultado más prometedor: el lote de cultivo comercial de 10,3 hectáreas, establecido el 15 de julio de 2014, ya el mes pasado tenía el 84 % de las plantas florecidas. La proyección es 20,45 quintales de café oro de calidad, 24 meses después de sembrado. De ahí la cosecha irá en aumento paulatino.

Los resultados los dio Rubén Corral, jefe técnico de Dublinsa, ante autoridades de Proecuador, Anecafé, Ministerio de Agricultura, Banco de Fomento, gremios y empresas en la hacienda Denise. 


En los nueve clones seleccionados se lograrían potencialmente, a partir del cuarto año, entre 76,3 y 103,8 quintales de café oro por hectárea.

Corral destaca la productividad, que hace rentable de la caficultura, la resistencia a plagas y enfermedades, alta extracción de sólidos solubles (rendimiento industrial) y excelente taza (calidad). 


En el rendimiento de sólidos solubles los materiales de Dublinsa lograron 25,3 %, frente al 22,5 % de Brasil y 25,5 % de Vietnam.

“Debemos buscar opciones de tipo perenne, tipo café que permita tener mayor estabilidad al agricultor. Viendo el ejemplo de Dublinsa pensamos que podemos desarrollar esas características”, dijo Ignacio Figueroa, alcalde del cantón PedroCarbo.
Figueroa está trabajando con la Prefectura para dotar de riego al menos a 500 hectáreas en el sector de Villao, para café. Habrá acompañamiento, asistencia técnica. Se busca que el cultivo de café sea uno de los promotores de la diversificación y desarrollo. 


Arábigo de Jipijapa – Resistencia a la mortal roya 

Son 11 las variedades nacionales; y tres las brasileñas, que tiene la Asociación Nacional de Exportadores de Café (Anecafé) en ensayos en su granja experimental de 7 hectáreas de Jipijapa.

Los mejores resultados hasta ahora se dan para los híbridos locales. “Tenemos el sarchimor, catimor, pachi, borbón, catuicaí, caturra. 


Estamos tomando los datos agronómicos de altura de plantas, de ramas, número de nudos y granos por nudo”, dice Rubén Alcívar, responsable técnico.

Según Askley Delgado, presidente de Anecafé, la idea es dotar de plantas a los campesinos a través del Ministerio de Agricultura. “Este es un aporte de los exportadores”.

Las primeras siembras se realizaron en abril de 2012 y la floración y producción en algunos materiales son prometedoras. “En promedio la producción podría estar entre los 22 y 25 quintales oro (listos para exportar), con prácticas agronómicas que hay que hacerlas puntualmente: desmalezado, fertilización, riego”. 


El arábigo tiene un precio mayor al robusta.

A los cinco años se tendrán datos reales; en los primeros se logran datos preliminares porque la planta de café al cuarto año se establece y hasta los 8, 9, 10 años demuestra todo su potencial.
Pablo Pinargote, gerente de Anecafé, señaló que la idea es aportar al país. “Tenemos capacidad de producir material para unas 200 hectáreas”. Se calcula que en los dos primeros años luego de la siembra se sacará el 12 o 15 % de la producción y en el tercero, un 70 y 80 %. 


Fuente: Informativo Online El Productor – www.elproductor.com – Edición 08 de junio.


Lea también