Artículos

11

Ene 2019

Transición Energética: el cambio de los combustibles fósiles para nuevas fuentes de energía

Publicado por

Rainier Michael, Cónsul de Eslovenia

Discutir, urgentemente, la transición que se hace necesaria: es esencial para desarrollar fuentes de energía más limpias y eficientes.

En cuanto discutimos y perdemos tiempo con el concepto de la “color de las cosas”, el horizonte queda cada vez más obscuro en los quesitos ambientalesclimáticos y en todo que se refiere a cuestiones fundamentales para nuestra existencia y sobrevivencia.

Los mercados globales están pasando por cambios estructurales intensos. La dependencia de la energía fósil, volatilidad, altos precios, cambio climático y polución del aire son apenas algunos de los ítems que tienen subsidiado cada vez más los investimentos y la innovación en esa área.

Los números más representativos hoy, en mi visión, para mensurar una región o país y su capacidad de cambio, son el IDH (Índice de Desarrollo Humano) y el Índice de Desarrollo para una Industria 4.0 o, apenas, IDH 4.0 dentro de un país. Se mirar para los países del llamado “viejo continente”, eso índice y correlación tienen una grande homogeneidad, al contrario de lo que observamos en los llamados países en desarrollo.

¿Cómo hablar sobre carros eléctricos en el interior del Amazonas, apenas considerando el precio de esos y su autonomía actual? O, aún, ¿hablar en automación de la movilidad teniendo en vista la situación de nuestro sistema viario? Cuanto mayor fuera la desigualdad de eso índice IDH 4.0, mayor será la dificultad en crear cualquier tipo de discusión o ambiente de negocios y desarrollo para una región o país.

En países donde tenemos un alto y nivelado IDH 4.0, la discusión para una transición de la energía después carbono ya es una realidad. Esa situación aumentará aún más el “gap” o distanciamiento en relación a los países del primero mundo. Hoy, en los Estados Unidos y Europa, los paneles solares y turbinas eólicas representan más de 70% de las nuevas plantas de energía, llegando eso índice para más de 50% en China. Mucho poco aún se comenta, pues estamos cargados de una visión corporativista de grandes estatales, pero la generación de energía solar oriunda de tejados, hoy, ya es una amenaza (positiva) a las grandes generadoras de energía públicas y o privadas.

Es una verdadera disrupción en la generación de energía limpia y sostenible, que aún no llegó para nosotros, pues depende, fundamentalmente, de una mejora substancial en nuestro IDH 4.0.

Fuente: periódico Folha de Pernambuco – Edición del 07 de enero de 2019.
Texto traducido del portugués


Lea también