Artículos

11

Sep 2018

Siembra Directa: El sistema grita

Publicado por

Episodio de la prohibición del uso del glifosato expone notoria dependencia del sistema, que, desequilibrado, no responde adecuadamente a la presión de plantas, insectos e enfermedades, requiriendo crecente uso de agrotóxicos

Molécula de glifosato

Entre los días 7 de agosto y 3 de setiembre, un cierto pánico tomó cuenta de la agricultura brasileña: el uso del glifosato estaba prohibido. Liderazgo, productores, analistas miraban un horizonte de colores sombrías para los destinos de nuestra agricultura: quiebra de producción, retroceso tecnológico, fin del Sistema Siembra Directa, hambre…

Lo que aconteció entre la expedición de la medida por la juez Luciana Raquel Tolentino de Moura, de la 7ª Vara de la Justicia Federal en Brasília, en el día 7 de agosto (entienda el episodio), y su abrogación por el juez federal Kássio Marques, vice-presidente del Tribunal Regional Federal de la 1ª Región (TRF-1), de Brasília, en el día 3 de setiembre, abordó la percepción de que es preciso haber un repensar acerca de la enorme dependencia de nuestra agricultura de un único producto. ¿La inviabilidad de glifosato podría causar todo eso mismo? Probablemente, sí.

La constatación es grave y, sobretodo, oportuna. Al observar el episodio más profundamente, es posible percibir el cuanto podemos estar arraizado sobre un modelo estratégico frágil y dependiente. Entonces, ¿lo que podemos aprender con esa situación? ¿Qué lición tiramos? Conversamos con varios especialistas del sector y, en la secuencia, mostramos algunas de las reflexiones:

Rafael Fuentes, investigador del IAPAR

“Es muy interesante lo que ocurrió en eso momento con relación al cuestionamiento sobre la utilización del glifosato. Existe un movimiento mundial, principalmente en Europa, relativa a una inconformidad con los niveles de utilización de glifosato. En nuestras condiciones aún no existe una comprobación científica completa sobre eso riesgo del glifosato y de la existencia de cuantidades que puedan ser consideradas alarmantes para salud pública, caso contrario pueblos de Europa y China, que están con la reglamentación mucho más sólida con relación a la cuestión ambiental y de salud no estarían importando nuestra soya principalmente y todos los productos de la agricultura brasileña, estaría todo en cheque.

Entonces la primera cosa que tenemos que verificar es que, para prohibir y también para reglamentar la utilización del glifosato, primero precisamos de parámetros técnicos y científicos bien rígidos y criteriosos, pero tenemos que ser rigorosa en la cuestión técnico-científica porque existen dos situaciones.

En Brasil, el inicio del uso del glifosato en grande escala aconteció en el fin de los años 1980 e inicio de los años 1990, cuando su utilización era hecha de forma puntual, apenas para desecación y en el inicio de la instalación de las culturas, entonces se hacía una o dos aplicaciones. Como el glifosato es una substancia que, en contacto con el suelo y con las argilas del suelo, se descompone rápidamente, prácticamente no existía cuestionamiento ningún. También durante los años 1990, la patente del glyphosate cayó y el surgimiento de diversas marcas aumentó su utilización.

Con el surgimiento de los organismos transgénicos, como la soya y el maíz, la utilización continuada durante el ciclo aumentó en diversas veces el uso. La partir de ahí la cosa salió un poco fuera del control. En eso sentido, acho que existe fundamento cuando se habla sobre el uso de forma exagerada. Como nosotros estamos usando o glifosato en 25 a 30 millones de hectáreas de la agricultura brasileña, case en la totalidad de las culturas anuales, precisamos ir con cuidado porque la Siembra Directa podría ser colocado a la prueba, en la medida en que no tendría más el desecante que permite el no preparo de suelo; o entonces, comenzaría a hacer preparación de suelo o usaría otros productos en grande cantidad.

Entonces acho que tendría que tener por lo menos un dispositivo de tiempo. Al mismo tiempo en que usted está checando la cuestión técnico-científica, usted da un periodo de 4 o 5 años para que se estudien otras formas adecuadas de control de hierbas dañinas compatibles con la Siembra Directa. El tiempo también serviría para estudiar otras substancias, a fin de comprobarse o no la cuestión de los riesgos a la salud. Además de servir como un período tampón de sustitución del producto. Esa es, más o menos, la lición que se extrae del episodio”.

Marie Bartz, profesora de la Universidad Positivo y directora de la FEBRAPDP

Quedó claro el descaso y acomodación del agricultor por lo que es más fácil hacer, vinculado a una mafia de venda en masa de insumos para lucro inmediato y a cualquier costo. Utilizaré una nomenclatura que tiene sido usado ahí en las medios sociales… Tiene se practicado un Sistema Siembra Directa “nutella”… Ruin demás, que no pose calidad por no obedecer a los principios del Sistema Siembra Directa “raíz”. El uso excesivo de agroquímicos es apenas uno de los indicadores de eso malo manejo.

Esa imagen del SPD estar directamente ligado al glifosato es internacional y eso es ruin para nosotros, pues depone contra parte de nuestros agricultores que tienen hecho un buen SPD, “raíz”. Tipo aquello dictado: una manzana podre estraga las otras. En esto caso por la mala fama.

Se voltear a adoptar un SPD “raíz”, siguiendo sus principios, que por regla reduce el uso de insumos (tanto agroquímicos, como fertilizantes), ya podemos resolver buena parte de esa dependencia, teniendo en mente que el uso cero de agroquímicos es utopía también.

Calidad en el Sistema Siembra Directa para construir un suelo y ambiente biológicamente vivo y activo, conduciendo a uno sistema equilibrado y resiliente, es el camino alternativo para esa problemática!

Ronaldo Trecenti, director de la Vetor Agroambiental Consultoría

La cuestión de la prohibición del uso del glifosato es realmente una amenaza seria para nuestra agricultura sostenible, una vez que eso herbicida es la base de quien trabaja con desecación de plantas dañinas para poder hacer la Siembra Directa. Causa, si, una grande preocupación, pero también suscita un asunto que la gente viene pensando hace mucho tiempo: la Siembra Directa orgánico o la Siembra Directa sin uso de herbicidas, que es una realidad posible ya en Brasil, especialmente cuando la gente considera la Región Sur, adonde se tiene plantas de cobertura o plantas cultivadas que dan la posibilidad de ser trabajadas durante el periodo de inverno y ser manejados normalmente con rolo faca. Ellas pueden morir y también, en función de la llegada de la primavera y la elevación de temperatura, acaban cerrando el ciclo entrando en senescencia, dejando la pajada para la cultura subsecuente.

Ya en el Brasil Central, que es típicamente una región tropical, tenemos la seca y algunas plantas dañinas o plantas cultivadas no desarrollan o entran en hibernación, lo que dificulta bastante el trabajo de manejo. Por eso, la necesidad del uso de herbicidas, con predominancia del glifosato.

Estamos, sin embargo, encontrando alternativas a través de consorcio con un mix de plantas de cobertura. Tenemos un largo camino a la frente, que llena de esperanza para encontrar plantas a fin de combinar y poder trabajar con su manejo; plantas que no sean perenes, que no es el caso de las forrajeras tropicales con la braquiaria y pánicos y que son perenes entonces no permiten eso manejo con corte o manejo cayéndose, simplemente ellas no encerrarán su ciclo, no morirán y podrán competir cuando llegar las lluvias y la siembra, pudiendo competir como cultura principal.

Tenemos acompañado algunas iniciativas pioneras de productores que están trabajando con plantas de cobertura como: crotalárias, nabo forrajero y el propio milleto, que permiten eso manejo sin herbicida. Por lo tanto, posible de pensarse en hacer una Siembra Directa sin la dependencia del glifosato,  en el caso. Es posible de trabajarse eso yo pienso acho que tenemos que avanzar mucho en investigación y validación dentro de esa línea, y, así, no tengamos un problema futuro con Siembra Directa.

Carlos Pitol, investigador de la Fundación MS

El fato que ocurrió con el glifosato muestra que el sector agrícola precisa tener más cuidado con las tecnologías desarrolladas. El concepto de que la tecnología es neutra pode ser verdadero, pero la forma como es usada y aplicada esa tecnología no lo es. Eso fue que llevó nuestra agricultura a tamaña dependencias en función de varios fatos que acontecieron. A pesar de eso, no acho que nuestra agricultura iría a falencia. Iría, si, llevar un baque bastante fuerte por la grande dependencia del momento. El racional sería tener una fase de transición. Y es eso que veo que el sector tiene que comenzar a analizar y a pensar en buscar alternativas. La cuestión del glifosato no es tan simples así como las personas gustan de manifestarse. Ello tiene sus problemas.

Nosotros, en verdad, dejamos de lado las prácticas culturales de manejo y la investigación de nuevas herbicida eso hizo con que fuéramos llevados a dependencia. Hoy, en lo en tanto, existen muchos trabajos de investigación en nivel de las labranzas comprobando que el uso de la rotación de culturas y la cobertura del suelo, en la faja de un tercio un cuarto del área todos los años, disminuye drásticamente la incidencia de invasoras y consecuentemente el uso de los herbicidas, entre ellos el propio glifosato, además de los beneficios, principalmente en lo que se refiere a la incidencia de plagas y enfermedades de las culturas. Entonces nosotros simplificamos el manejo de las coberturas, pajadas, de las invasoras y acabamos por complicar todo nuestro aspecto fitosanitario de conducción de las labranzas.

Sin el glifosato no da para hacer lo que se hace hoy. Pero es posible hacer agricultura si, solamente tiene que haber una fase de transición para sistemas más complexos y eso podrá acontecer un día e yo acredito que acontecerá.

Leandro do Prado Wildner, investigador de la Epagri

“Yo fue uno de los grandes incentivadores de la Siembra Directa en Santa Catarina. Hizo los primeros trabajos de evaluaciones y recomendaciones de plantas de cobertura del suelo para la región oeste del Estado. Acredito mucho en los principios de manejo de los recursos naturales y de los manejo integrado de prácticas para el manejo de insectos, microorganismos y de las plantas que constituyen el agroecosistema. Yo pienso que nosotros simplificamos mucho la agricultura en la búsqueda del lucro. Destruimos los ecosistemas naturales altamente diversificados, con centenas de millares de especies por hectárea para un agroecosistema; o sea, labranzas simples y monocultivo, y después queremos que eso sea el paraíso, con la monocultura y con la intensificación de la agricultura los problemas aparecerán.

Y para resolver tales problemas, aparecieron nuestras grandes amigas, las poderosas empresas del agronegocio para ayudarnos. Eso significa entonces que: apareció plaga pone insecticida; apareció enfermedad pone fungicida; apareció planta dañina pone herbicida y así por delante. Nosotros olvidamos los principios del manejo. Podemos hacer una agricultura dentro de los principios técnicos que minimicen o hasta inhiban el surgimiento de plagas, o entonces que no permitan que el insecto se torne plaga, eviten el aparecimiento de enfermedades y de plantas dañinas, pero eso puede comprometer las vendas de los insumos, no es?

Asé, la Siembra Directa fue desarrollada y prima por los tres principios básicos: no revolvimiento del suelo, manutención permanente de la cobertura del suelo y aumento de la biodiversidad del sistema de producción, también llamado de rotación de culturas, pues tentaron y consiguieron quebrar las piernas de eso trípode.

Hoy, tenemos la grande parte del área de la Siembra Directa en Brasil como no revolvimiento, pero tenemos poca cobertura del suelo y case nada de rotación de culturas. Las plantas dañinas están soberanas en las labranzas. Tenemos más de 40 especies de plantas dañinas resistentes a uno o más herbicidas. Y así quedamos esclavos de los herbicidas, de la desecación; y de ahí, ¿es posible crear un otro escenario para eso? Si, acredito que si. ¿Sin herbicidas, sin defensivos agrícolas? Bueno, de ahí yo no seo. Talvez no, talvez si. Soy de la opinión del uso adecuado, del uso integrado de las prácticas agrícolas; o sea, prácticas agronómicas, prácticas químicas, prácticas mecánicas, a final de las buenas prácticas agrícolas. ¿Exageramos en el uso, por ejemplo, del glifosato? No tengo duda. Se me preguntar: ¿da para expurgar el glifosato de la agricultura? No. Pero no tengo dudas de que da para racionalizar su uso. Hoy cualquier técnico, inclusive los de las empresas, sabe que la salida para el manejo adecuado de plantas dañinas comienza con la cobertura del suelo como práctica agronómica para el manejo de las plantas dañinas. Después de eso viene el uso adecuado integrado de los productos químicos.

Antiguamente, cada empresa hablaba que su producto era el mejor y solamente ello debería ser usado. Hoy todas las empresas dicen que los productos químicos deben ser usados comedidamente y de manera alternada para no provocar más resistencia de plantas además del que ya existe. Dio en lo que dio: uso exagerado, desreglado y único de productos. ¿La salida? Manejo integrado de prácticas agronómicas, prácticas químicas y prácticas mecánicas; alias, las buenas prácticas en la agricultura, como hablaba nuestro saudoso Dirceu Gassen recién fallecido”.

Herbert Bartz, pionero en la Siembra Directa

En verdad, sería posible trabajar sin el glifosato, la alternativa seria el paraquat, gramoxil, con eficiencia y capacidad técnica más reducida, además de más peligroso que el glifosato. Nuestra grande esperanza, y dentro de la propia misión de la FEBRAPDP, consta que uno de los principales objetivos es salir de la dependencia de los agrotoxicos que tenemos hoy, pero es preciso tener una noción bien clara de que no existe una solución fácil o milagrosa.

Pasé por muchas cirugías en la vida. Todas ellas de grande duración. La última duró once horas y media y el médico hasta dudaba que yo fuera sobrevivir. Fue hecho el uso de todos los recursos médicos – no naturales – disponibles para que todo fuera bien. Y dio. Pero paralelamente, antes de esa y de las cirugías, siempre pido al médico un poco de una “postre” compuesto por dientes de ajo, cebolla, y aceite de oliva. La idea es mantener mi sistema inmunológico en bueno estado para que el organismo responda favorablemente. Me gusta comparar la salud del suelo con la humana. Hoy la investigación más avanzada del combate del cáncer, combate al envilecimiento, o a la degeneración del organismo, esencialmente, tiene su llave de solución en el sistema inmunológico. Ello funcionando, el problema está resuelto.

Los buenos y más avanzados agricultores, que hacen pleno uso de la rotación de culturas, de la biodiversidad, y de más una porción de principios que están en volta de la Siembra Directa, consiguen reducir bastante el uso de químicos.

Mi hijo, en el año pasado, por ejemplo, consiguió producir, en un área de 15 alqueres, en Grandes Rios, PR, sin el uso de cualquier insecticida, 212 sacas de soya por alqueire. Él mismo quedo impresionado en ver cómo el sistema responde cuando está equilibrado. Naturalmente, yo concuerdo que es muy difícil hacer eso en millones y millones de hectáreas, como en Mato Grosso, por ejemplo. Lo que cabe a nosotros es apuntar donde están las causas neurálgicas. Quien tuviera una inteligencia mediana, no podrá tirar otra conclusión diferente de la que estamos llegando aquí.

 

Fuente: Informativo online FEBRAPDF – www.febrapdp.org.br
Texto traducido del portugués


Lea también