Artículos

04

Sep 2018

Oportunidades del Agronegocio delante de la guerra comercial entre EUA y China

Publicado por

Caio Tibério Rocha, Coordinador regional de la región Sur del IICA/Mercosur

Hace exactos 44 años, Brasil y China establecieron formalmente sus relaciones diplomáticas con la apertura, en 15 de agosto de 1974, de la Embajada Brasileña en Pequín y de China en Brasilia. Eso marco histórico nos recuerda el cuanto avanzaron las relaciones comerciales entre los dos países en eso periodo – e como existe espacio para Brasil acentuar esa alianza.  Entre los especialistas, aún parece haber cierta discordancia sobre los impactos de la actual guerra comercial entre China y estados Unidos a respecto de la economía brasileña.  No veo eso cuadro como incógnita.

Desde 2009, los chinos son nuestros mayores aliados comerciales. En el año pasado, la balanza comercial con la China, de US$ 20,1 billones, fue récord, así como fue récord nuestro volumen de exportaciones para allá, de US$ 47,5 billones.  Se nosotros nos beneficiamos del comercio con la China en un escenario sin escala tarifaria entre ellos y los norte-americanos, mayor es el beneficio que podremos tener al ocupar el espacio de los Estados Unidos en los cambios comerciales.

Mirar oportunidades en eso embate no significa ignorar los desdoblamientos negativos que puedan tener sobre la economía global. La disputa tarifaria entre las dos mayores potencias económicas del planeta puede desencadenar aumentos de tarifas similares de estos con otros aliados comerciales – lo que, en el fin delas cuentas, afectaría las operaciones de importación entre los países y, en última escala, limitaría el crecimiento en el mundo todo.

Ocurre que la planificación de la economía de China exige que ellos encuentren alternativas para los blancos de crecimiento establecidos. El PIB de China deberá avanzar 6,5% en 2018, segundo la meta presentada en marzo por el primero ministro Li Keqiang en la sesión de apertura del Congreso Nacional del Pueblo, la reunión legislativa anual.  En 17 de julio, ya con las sobretasas para productos americanos en vigor – la disputa comenzó en marzo, cuando los EUA impusieron sobretasa al acero y aluminio de China; un mes después, los asiáticos sobrecargaron ítems como soya, carros, aviones, carne y productos químicos venidos de los estados Unidos -, el Gobierno de China reiteró que continuaba optimista con la posibilidad de atingir la meta de 6,5%, y que encontraría alternativas para eso.

El agronegocio del Mercosur tiene particular oportunidad para ocupar los espacios de se abren.  Un tercio de las compras de China de soya en el exterior es hecho en los EUA.  Con los norte-americanos fuera del pareo, la América del Sur, con Brasil y Argentina a la frente, tiene potencial para abastecer esa demanda que surge.  Ítems como carne porcina congelada, otro producto sobre el cual pasó a vigorar sobretasa, también pueden abrir negocios adicionales para los brasileños.

Identificar oportunidades de gano comercial que surgen de esa disputa tarifaria tan poco es sinónimo de relevar el facto de que, la despecho de términos un superávit comercial con los Chinos, históricamente Brasil vende a ellos materias-primas básicas y compra manufacturados.  Sim, la economía brasileña tendría más musculatura se nuestras ventas de bienes finales al exterior fueran mayores que las commodities. Pero también no se puede ignorar los beneficios que tenemos reunido con el estrechamiento d la alianza con los chinos, aunque commodities sean ítems de mayor peso.

Solamente en el año pasado, por ejemplo, la State Grid Corp of China compró acciones de la CPFL Energía y de la CPFL Energía renovables y la China Merchants Port hizo el mismo con el Terminal de Conteiner de Paranaguá, en Paraná.  Además, la State Power investiment Corporation (Spic) venció la subasta de la hidroeléctrica de São Simão, que antes pertenecía a la Cemig.  Esto año, la China Communications Construction Company, mayor empresa de China de infraestructura, lanzó la piedra fundamental del porto São Luís, que ella está construyendo en Maranhão, y reveló interés en los editales de ferrovías previstos por el gobierno brasileño, como el de la Ferrogão, entre Mato Grosso y Pará.  Todos son proyectos de infraestructura que el país logra con el interés chino en el agronegocio brasileño. El Brasil no puede abrir mano de su papel de protagonista en la economía global y, en la escala tarifaria entre EUA y China, tiene de reiterar la defesa del libre comercio entre los países.  Pero eso puede ser hecho sin que precise abrir mano de oportunidades de negocios cuando ellas aparecen.

Fuente:  Periódico Correio Braziliense – Edición del día 3 de setiembre
Texto traducido del portugués


Lea también