Artículos

15

Sep 2017

ILP en pequeñas propiedades: lo que el productor precisa saber

Publicado por

Por Amaury Burlamaqui Bendahan, investigador de Embrapa Roraima

El sistema de integración Agricultura-Pecuaria (ILP) es una estrategia de producción que integra culturas anuales y pecuaria, en el mismo espacio, en consorcio, sucesión o rotación, y busca potencializar la sinergia entre los componentes pecuaria y agricultura. En Embrapa, el ILP está inserido en un concepto más amplio, que son los sistemas de integración Agricultura-Pecuaria-Foresta (ILPF).

Entre los objetivos de ese sistema son: recuperar la capacidad productiva del suelo; intensificar el uso de la tierra; facilitar alternativas de producción para agricultura de bajo carbono; contribuir para disminuir la deforestación y mejorar el nivel tecnológico y gerencial de técnicos, productores y colaboradores. Normalmente, la integración Agricultura-Pecuaria es implantada en dos circunstancias: cuando la agricultura es cultivada en áreas de pastajes o cuando la a pastaje es introducida en áreas de agricultura.

Es posible adoptar el sistema de ILP en pequeñas propiedades. Con todo es importante que el productor saiga se lo que ello producirá tiene escala para llegar al mercado solo, o junto con otros productores. Después de esa etapa, ello seleccionará un arreglo que esté de acuerdo con sus recursos, no apenas financieros, pero también mano de obra e infraestructura.

El productor precisa preguntar: ¿Porque integrar? ¿Cuáles componentes? ¿Qué especies utilizar? ¿Cuál el grado de participación que puedo dispensar a eso nuevo desafío? También precisa definir sus objetivos con la implantación del sistema, que puede ser recuperar áreas degradadas, mejorar la fertilidad de los suelos o las condiciones de los pastos, diversificar el sistema de producción de la propiedad, tener la pecuaria como alternativa para entre zafra, aumentar la oferta de pastado en el período seco o tener pallada a la siembra directa. Por eso, hacer un planeamiento es esencial. En el caso, recomendase hacer inicialmente un diagnóstico de los factores estructurales de la propiedad, que son:

1 – Área disponible (tamaño y características de fertilidad del suelo)

2 – Infraestructura (máquinas, equipamientos y estructura física)

3 – Mano de obra (cantidad y calificación)

4 – Mercado de los nuevos productos

5 – logística de salida

6 – Asistencia técnica disponible

Otra cuestión importante que el productor precisa observar es la definición del período de tiempo que cada componente pasará en el sistema. Puede ser que la integración sea realizada en todos los años, que el componente grano sirva apenas para recuperar los pastados, o aún que eso componente quede por un periodo de dos o tres años y, después, la pecuaria sea establecida por otro periodo pre-determinado.

En relación a los resultados a ser alcanzados por el sistema iLP, sobre todo los agronómicos, el productor que deja de producir en monocultivos de granos y de la pecuaria y pasa a utilizar los sistemas integrados, necesita comprender que esos resultados no son apenas las sumas de los obtenidos por los dos componentes aisladamente. La interacción de los componentes granos y pecuaria proporcionarán resultados, algunas veces menos visibles, pero que precisan ser comprendidos en corto, mediano y largo plazo. Es justamente esa integración que determina mejoras en los lucros económicos, ambientales y sociales. Esto es perfeccionar lo que llamamos de “pensamiento sistémico”. Aún vale resaltar que esos sistemas más complexos, menos flexibles que la pecuaria sola y que prevén intensificación de la producción, la gestión tornase más complicada.

Por fin, lo que recomendamos, principalmente para la aplicación del iLP en pequeña propiedad, es no hacerlo en toda el área. Existe una curva de aprendizaje de las nuevas actividades que precisa ser cumplida. Piense grande, inicie pequeño y crezca rápido!

Fuente: Informativo On line FEBRAPDP – www.febrapapdp.org.br – Edición de 15 de setiembre
Texto traducido del portugués


Lea también