Artículos

14

Nov 2017

Ecuador solo tiene un futuro en Café: Cafés Especiales

Publicado por

Miguel Rendón Fontaine

El Ecuador ya está en el mapa mundial de los cafés especiales, siendo un país con mucho potencial de crecimiento de este producto diferenciado.  Cerca del productor cafetalero y encontrando precios  justos y sostenibles, para miles de productores de café Especial en Ecuador, Escoffee S.A. y Fontaine S.A., se ha mantenido desarrollando una relación con cientos de familias caficultoras, articulando un negocio sostenido 15 años en Ecuador, liderando un cambio conceptual en hacer negocios junto al Productor.

El café especial Ecuatoriano proviene de nuestras empinadas montañas, bajo la suave sombra de árboles nativos, en los cuales habitan cientos de especies de pájaros.  Los métodos de postcosecha que aplican nuestros productores, preservan el hábitat natural y la diversidad de nuestra flora y fauna.  Ecuador, actualmente tiene la opción de producir los más finos cafés Arábigo  y Robusta, secados al sol, beneficiados por la vía húmeda, naturales o honey (Distintos métodos postcosecha de procesar Cafés Especiales, hay muchos en desarrollo incluso vía húmeda, seca, bacterias, frutos, otros) de una forma casi perfecta, así se produce en nuestro país un café  que no se compara con ningún otro, resaltando la chispeante acidez, especial cuerpo y los sabores balanceados, entre floral y un ligero sabor a chocolate, sorprendentemente buenos, por los cuales es reconocido nuestro café internacionalmente.

Las especialidades del Ecuador en café se han desarrollado exponencialmente en los últimos diez años, para ofrecer microlotes y Nanolotes a los mercados de Norte América, Europa,  Japón y otros países consumidores en Asia, uno de los mejores cafés especiales de altura tipo gourmet, los cafés orgánicos, amigables con las aves, de conservación y de mercado justo.

La crisis de precios que hemos vivido los últimos años productores y exportadores Ecuatorianos han puesto a prueba nuestra capacidad de respuesta ante los acontecimientos adversos. En los cafés especiales creemos que la misma, va siendo superada a través de conectarse directamente con los productores, su familias, aprender de ellos e interactuar en relaciones sostenibles de largo plazo, entendiendo sus costos de producción y postcosecha, encontrando precios en conjunto que justifiquen su duro trabajo en el campo y el duro trabajo de comercialización y logrando que los consumidores paguen por este producto diferenciado, educando al consumidor a valorar la diferencia en los especiales sabores que se encuantran.

Producir cafés especiales es el resultado de  esfuerzos articulados en la cadena en una constante en busca de la Excelencia, siendo concientes que la calidad de nuestro café no es producto de casualidad, sino del trabajo de miles de personas, que van desde el productor que siembra el grano con la visión de tener una alta productividad, al responsable de la transformación del fruto maduro a café pergamino lavado y posteriormente a un café verde o grano sin residuos de pergamino, obtenido a través de un proceso agroindustrial con la excelente maquinaria disponible en nuestro país.   Ecuador actualmente lo está exportando tanto en verde u oro como ya tostado, empacado e incluso industrializado con marcas que dan más valor agregado al Ecuador.

La creciente demanda mundial de cafés especiales debería brindar tranquilidad a los cultivadores del grano y a países como Ecuador donde el sector va recuperando un peso importante en la economía. La preocupación principal es que si no se llegan acuerdos de precios sostenibles y no se fomenta en las nuevas generaciones productoras la pasión por el cultivo no habrá en campo quien lo siembre, lo procese por la vía húmeda y los que le damos valor agregado cada vez tendremos que comprar una materia prima mas cara, dejando de ser competitivos a nivel internacional (Pues en Ecuador los costos de producción son en Dólares) y no tenemos el mecanismo de devaluación para hacer más competitivas nuestras exportaciones. Además por falta de trabajo técnico en campo,  las cosechas disminuyen, lo que hará más difícil y costoso abastecer la demanda a futuro.

El precio internacional, la diferencia entre lo que reciben los cultivadores y las ganancias que genera la industria o enfermedades como la roya siguen presentes en la agenda de los caficultores. Pero a esas preocupaciones se ha sumado ahora el efecto que el daño al medio ambiente está causando a las cosechas. De diez años hacia acá se hizo evidente que las largas y muchas veces impredecibles temporadas de sequía o de lluvias inciden tanto en la cantidad como en la calidad del grano, y que se debe hacer algo para evitar que la agroindustria de la cual dependen mas de cincuenta mil familias en nuestro País.

En el Foro Mundial de Café realizado en Medellín, se indicó que  si hasta hace unos años los cultivos podían estar por debajo de los 1000 metros sobre el nivel del mar, por el calentamiento global ahora es casi imposible tenerlos a menos de 1.400 metros y en 50 años la altura mínima deberá ser de 1600 metros, lo que significa un cambio de importancia en la forma de cultivarlo si se desean tener sobreprecios por cafés especiales que en nuestro concepto es la única forma de que la caficultura sea sostenible en Ecuador.

Para el suscrito, el único futuro que tiene el café en Ecuador, es diferenciarse si es Arábico, con siembras arriba de 800 metros, resaltando la conectividad con el productor, o con tazas especiales arriba de 1400 metros con métodos postcosechas alternativos o si es Robusta, encontrando variedades de buena taza (Que ya las hay disponibles), pero procesando el café de una forma distinta a la que se lo procesa actualmente y finalmente siempre encontrando nichos por localización como es el Café sembrado en las Islas Galápagos y mercadearlo por origen.

En café se aprende todos los días y el futuro lo determinarán en mi visión personal la interacción con tecnología entre los productores, los que añadimos valor a la cadena y el conocimiento que podamos ir impartiendo a los consumidores, de tal forma que el fenómeno del vino hace 50 años en Chile se replique en Ecuador en Cafés Especiales y podamos construir una cadena eficiente, articulada, bien mercadeada que haga que nuestro País tenga un nombre mas importante en el mundo de sabores sensoriales que tienen todos los Países que producen cafés especiales en en la franja productora (Franja Tropical húmeda y seca).

Fuente:  Boletín Informativo Online El productor – www.elproductor.com – Edición del 11 de noviembre


Lea también