Artículos

12

Jul 2017

Artículo – Pecuaria integrada y sostenible

Publicado por

Édson Bolfe, Investigador de Embrapa y coordinador del Sistema Agropensa
El Brasil tiene alrededor de 170 millones de hectáreas de pastajes naturales y sembradas que ocupan aproximadamente 20% del territorio. En las últimas tres décadas, hubo importantes mejorías en la genética de los rebaños bovinos, en los sistemas de manejo y en la gestión de las propiedades. La tasa de capacidad de las pastajes fue ampliada y la productividad se elevó. Uno de los resultados fue atingir la marca de 210 millones de cabezas en 2015. Actualmente, el país es uno de los líderes mundiales en la producción, consumo y exportación de carne bovina. De cada cinco quilos de carne bovina consumidos en el mundo, un quilo tiene origen en los campos brasileños. Esa cadena productiva mueve anualmente más de R$ 480 billones en Brasil.
Solamente la facturación en las exportaciones es de cerca de US$ 6 billones por año. El grande diferencial de nuestra pecuaria es tener la mayor parte del rebaño creada a pasto. Esta característica minimiza los costos de producción y eleva la calidad de la carne.
El continuo desarrollo de la pecuaria involucra una ecuación complexa alcanzando aspectos tecnológicos, económicos, sociales y ambientales. Por un lado, existe creciente demanda de carne bovina para atender al aumento de la población brasileña y mundial. Por otro, el consumidor es cada vez más exigente cuanto a la seguridad sanitaria y a la sostenibilidad asociada.
Felizmente, Brasil, además de tener suelo y clima favorable, también es muy fértil en la producción de tecnologías innovadoras y cuenta con la competencia de sus pecuaristas. Esas condiciones tienen levado el país a establecer sistemas de producción cada vez más sostenibles. La integración agricultura-pecuaria-foresta (ILPF) en sus diferentes modalidades es una realidad en 11,5 millones de hectáreas. Destaque para Mato Grosso del Sur (2 millones), Mato Grosso (1,5 millón) y Rio Grande del Sur (1,4 millón). Eses sistemas de uso de la tierra auxilian en la recuperación de áreas degradadas, generan servicios ecosistémicos y garantizan mayor renta al productor.
Otra innovación en curso con el uso de sistemas integrados es la marca-concepto “Carne Carbono Neutro”, desarrollo por la Embrapa Gado de Corte (Campo Grande, MS). Por medio de ella es posible atestar la producción de bovinos de corte en sistemas con la introducción obligatoria del componente forestal.
La presencia de árboles en la integración permite almacenar carbono y neutralizar el metano entérico exhalado por los animales, además de influenciar positivamente en el bien-estar animal pela sobra natural que minimiza los efectos de temperatura.
La calidad de nuestra pecuaria desempeña papel fundamental en la economía, generando empleo y renta. Ella también garantiza alimentos saludables a los brasileños y a un precio accesible. Los sistemas de integración se consolidan como una alternativa rentable de intensificación del uso de la tierra y aumentan aún más la sostenibilidad de la carne brasileña.
Texto traducido del portugués


Lea también